Alguna vez escuché un tema que se llamaba “Why this record?”, pero no recuerdo si en la letra intentaban explicar el motivo de la grabación del disco, de hecho ya deben haber pasado unos 5 o 6 años desde eso. Me gustaría decir el nombre de la banda, pero no lo recuerdo.

Empezamos por abril del 2016, como un podcast, en iVoox, quizá el punto de inicio de muchos podcasts en el país y en latinoamérica. Luego, en un punto del camino, empezaron las entrevistas, que terminaron marcando la estructura del programa. Programas enormes, de casi 2 horas que eran toda una aventura editar. A eso se sumaban resúmenes (muy blandos todavía) que lograban un promedio de 2 horas y media de duración en promedio. Aunque durante un tiempo me sentí satisfecho con ello, no era la mejor idea.

La lucha libre está atravesando por uno de los mejores momentos en los últimos años, y como fanáticos, todos deseamos que se siga expandiendo, que nazcan más alternativas y además que el resto de fanáticos se eduque y deje la costumbre de querer todo gratis o a precios ultrarrebajados. Entonces a este fan nuevo, que quizá sea fácil de ahuyentar o abrumar, no puedes ponerle un show que dure demasiado y esperar que de la nada se interese por la lucha libre nacional o latinoamericana. Definitivamente va a preferir ver RAW o Smackdown y seguir ignorando a la lucha local. Ni yo habría escuchado los programas cuando aún no me pegaba tanto a la lucha, jaja.

Es contradictorio quejarse de los errores de las empresas, de lo soso que es el producto de WWE, y al mismo tiempo no aplicarle esa crítica al producto que uno mismo va formando.

Entonces todo el esfuerzo debe duplicarse y convertirse en una propuesta más atractiva, dinámica, que pueda jalar la atención de los fans, para que puedan conocer otros estilos y no se queden en la misma empresa de toda la vida, al punto de aburrirlos y quizá alejarlos de la lucha.

Por eso es que ahora el Mullet Club muta, a ofrecer más contenido, más diverso. La lucha libre no son memes y fotos de divas. Y no, no soy un santo, pero si solo ofrecemos ese tipo de contenido, no aportamos al crecimiento de nada.

Probablemente veas muchas comas extra y otros errores ortográficos. De hecho no seré quien esté escribiendo constantemente en las columnas, pero quería que esto sirva como introducción.

A partir de hoy, el Mullet Club también tendrá columnas, completamente libres de censura o regulación, de gente que lleva más tiempo en esto y cuya opinión, estemos de acuerdo o no, merece ser escuchada. Porque no son gurús de la lucha formados a base de highlights, ni se atragantan de wrestling por montones para figurar y parecer sabios. Son los fans de verdad, los que invirtieron mucho más tiempo, dinero y hasta dolor que nosotros, en esta época de networks, torrents y transmisiones por Facebook.

Texto, audio, video, todo empaquetado, por un canal. Un canal alternativo de lucha libre.

Comments

comments